Advierten, con razón,  mis analistas de crédito del riesgo de que la búsqueda de Estabilidad Financiera a través de la compra de papel privado pase a ser en un futuro una importante fuente de inestabilidad para algunos nombres concretos. En definitiva, en la gestión del riesgo de la cartera de los bancos centrales (y en concreto de nuestro ECB) podría ocurrir en el futuro que tenga que deshacerse de referencias que hayan perdido el nivel de inversión acentuando con ello la presión bajista del valor. Me dirán que esto ya ocurre a nivel privado, algo que es cierto. Pero, dada la importancia cualitativa y cuantitativa en el mercado del ECB esta actuación puede ser sin duda mucho más impactante.
 
Ya saben que nosotros calculamos en más de 444 bn. EUR la deuda corporativa susceptible de ser adquirida por el ECB, lo que supone un tercio del volumen total existente. ¿Mucho papel? Sin duda, pero también un papel que ya está colocado. Y las perspectivas de nuevas emisiones están limitadas ante tres factores: 1. La elevada liquidez existente ya en las carteras; 2. La prioridad que siguen teniendo muchas empresas de reducir la deuda existente; 3. La incertidumbre macro y política a futuro.
 
Los detalles de las compras de deuda corporativa no bancos que nos dejó el ECB en su comparencia fueron claros:
 
1.    Seis bancos centrales comprando papel, coordinados por el ECB
2.    Comprarán en secundario y primario (aquí no hablamos de financiar el déficit) hasta un 70 % de cada referencia
3.    Rating de inversión (hasta BBB-) por alguna de las cuatro agencias de rating
4.    Duraciones entre 6 y 30 años
5.    El papel comprado será susceptible de ser utilizado en operaciones repo para dar liquidez al secundario
 
Naturalmente, pensamos que la operativa poco a poco irá reduciendo incertidumbres como las generadas por la nacionalidad del emisor (no confundir nacionalidad con asentamiento) y la relación corporate-bancos concretando un poco más a qué se refiere en este último caso.
 
Una cosa más: ¿realmente el ECB pretender absorber el 40 % de este mercado? mis analistas no lo tienen nada claro. De hecho, prevén que las compras de papel no vayan más allá de 5 bn. mensuales. Y es que una cosa es que haya subyacente y otra que el ECB quiera distorsionar su liquidez. Para nosotros se trata simplemente de soportar precios y no tanto de cerrar el mercado.
 
José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España