Todavía es pronto para hablar, pero con el resultado de la primera vuelta y el comportamiento del mercado, quizá los operadores se estén quitando de encima las decepciones de las citas previas, como la victoria de Trump o el Brexit.

Teniendo en mente lo anterior, volvemos a fijarnos en los activos que representan seguridad, como la deuda de Alemania.

Si miran el gráfico adjunto a meses, miramos otra vez el HCH del Bund, el también HCH pero algo más esquivo del Bobl y esa especie de envolvente bajista del Schatz.

Todo son figuras bajistas de muy largo plazo, así que una ejecución puede ser un punto positivo para el mercado a primera vista, pero lo que más destaca es que se empieza a encarecer todo, lo que conlleva también problemas para la economía. Si los países más débiles no han hecho los deberes, de ahora en adelante es cuando pueden aparecer los primeros brotes de los problemas del futuro.