La deuda alemana es la que tiene la situación más compleja porque no tiene prácticamente nada a favor y sin embargo el mercado se revuelve en los futuros intentando aguantar todo tiron de ventas.

Como se puede observar en el gráfico adjunto del futuro de deuda a dos años, la zona de los mínimos de marzo es su soporte y cada vez que nos acercamos nos damos la vuelta y con volumen alto, que va dejando señales que están haciendo mucho daño. Por lo tanto, el punto a vigilar está por debajo de los 110.3.
 
schatz