El futuro de la deuda a dos años ya está por debajo de los mínimos del lunes pasado, por lo que debemos estar muy pendientes de todo movimiento con la vista puesta en el BCE de mañana.   
schatz