No hay cambios y esto apoya que los bancos de los depósitos estén dando nada menos que el 0,1% a los ahorradores. Ya veremos si se atreven a llegar a cobrar por los depósitos, que es el siguiente paso.
 

El tesoro español coloca a tres meses 610 millones de euros con una rentabilidad que se mantiene en negativo, mejorando un poco desde -0,471% a -0,402%.

A nueve meses se colocan 1630 millones de euros con una rentabilidad que también sigue en negativo y no tiene casi movimiento, pasando de -0,339% a -0,330%.