Simplemente sí miramos una tabla del mercado secundario de deuda de toda Europa, veremos perfectamente dos partes, una Grecia y la otra es el resto.

El mercado mantiene una aproximación positiva a la situación de Grecia, ya que ahora mismo su deuda a diez años sube muy ligeramente y se sitúa en el 10,35%, dentro del margen de comodidad por debajo del 11% y que sólo rompe cuando hay nerviosismo extremo.

Por otro lado, tenemos subida de tipos en todos los países importantes con España subiendo nada menos que al 2,15%, Italia al 2,21% y Alemania al 0,9%, mientras Francia también sube al 1,21%.

La subida de la perspectiva de inflación por parte del Banco Central Europeo es una de las causas que ha generado esta subida de rentabilidad, aunque también dijo que se ceñía al plan del programa cuantitativo. Esto último debería haber frenado la mejora de las rentabilidades, pero la inflación es lo que realmente mata a cualquier inversión en renta fija, por lo que hay obligación de subir los tipos. También, la escalada del euro genera subida de rentabilidades y además, si se consigue un acuerdo en Grecia, habrá una eliminación de incertidumbre que es favorable para el crecimiento, por lo que las expectativas no son favorables precisamente para que haya reducción de tipos incluso con el QE.