Mala estructura tenemos hoy en el mercado secundario de deuda porque hay subidas en la periferia pero bajadas el resto, aunque en realidad seguimos con unos tipos extraordinariamente bajos que aunque se muevan al alza, todo sigue siendo muy pequeño.

En este momento tenemos un recuerdo del pasado, ya que España a diez años se coloca otra vez por debajo de la deuda italiana, en el 1,17% mientras Italia sube ligeramente hasta el 1,18%. No es significativo, pero ilusiona, ya que recordemos que hemos pasado unos días en donde Italia pagando menos que España y todo el mundo se ha fijado en el peligro político que supone tanta elecciones país.

Grecia sigue a su rollo, sigue sin ser beneficiada por el programa cuantitativo y las dudas de que pueda seguir a flote dentro del euro están manteniendo la rentabilidad a diez años por encima del 10%, en concreto el 10,47% y la situación para ellos sigue siendo muy mala.

Los diferenciales van en contra del riesgo porque Alemania baja los tipos hasta el 0,27%, aunque está lejos de los mínimos históricos alcanzados.