Véase gráfico adjunto. Aún no es algo grave, pero se nota el efecto Le Pen