El tesoro español coloca 2396 millones de euros en deuda a dos años con una rentabilidad que sube a 0,209% desde el 0,156% anterior.

El vencimiento a cuatro años indexado a la inflación coloca 885 millones de euros con un marginal de -0,25% desde el 0,187% anterior.
 
En bonos a diez años se coloca 1182 millones con una rentabilidad que repunta al 1,893% desde el 1,289% anterior.
 
Si la rentabilidad sube acompañada de una mejora de las perspectivas económicas, no es mal de peligro.