El tesoro español ha colocado en letras a seis meses un total de 486 millones de euros con un tipo que aumenta las cifras negativas hasta alcanzar el -0,238% desde el -0,137% de la subasta anterior.
 
En el plazo a 12 meses se colocan un total de 4432 millones de euros con una rentabilidad que también profundiza todavía más las cifras negativas hasta alcanzar el -0,179% desde el -0,072% anterior, lo que supone un nuevo record baja rentabilidad.
 
El total colocado es de 4920 millones de euros y la horquilla que se esperaba rondaba entre los 4500 y los 5500.
 
Como se puede observar, un incremento de los tipos negativos muestra que los inversores están jugando al juego de la cerilla, esperando que no sean ellos los que se quemen.