Nuestra deuda sigue siendo muy demandada. El bono a 10 años de España pisa por debajo del 3% y es una buena respuesta del mercado a la mejora de las previsiones económicas del Gobierno. Esto hace que haya un menor gasto en pago de intereses y que se pueda apoyar más a la economía, algo que es potencialmente positivo para la inflación. El problema para esta última es que no se apoye a la economía y esa mejoría se dedique a reducir deuda, lo que seguiría haciendo que la ifnlación fuese débil.

Si aparecen apoyos a la economía, apoyo a la inflación, el BCE tendría menos motivos para crear el QE y este posible programa es el principal motivo de la mejora de la deuda, lo que pasa que es un pez que se muerde la cola. Draghi ha usado el QE como si del EFSF se tratara y eso ha desencadenado la mejora. Si en algún momento se decide cancelar el QE, debe ser cuando la economía haya bajado por sí sola las rentabilidades, para que no se note, algo parecido a EEUU, solo que ellos lo han hecho una realidad y nosotros de momento estamos jugando al poker.
 


matrix