Uno de los temores más grandes que todos teníamos hace unos meses consistía en las repercusiones que tendría una estrategia de salida por parte de la FED a su QE que incluyese la venta en mercado del contenido de sus hojas de balance. Esto inundaría el mercado secundario y por el exceso de oferta se provocaría una fuerte subida de tipos que tendría eco en los tipos hipotecarios y, por tanto, poner en jaque la recuperación de la economía.
La situación se calmó cuando la FED dijo que la hoja de balance se aliviaría simplemente por llevar a vencimiento todo lo que tienen.
 
Sin embargo, ahora la situación se ha dado la vuelta en el sentido de que es la FED la que tiene miedo a que el mercado haga lo mismo. Es decir, que fondos de deuda suelten en mercado lo que tienen y sea eso lo que genere una subida de tipos. Varios medios de comunicación hablan de unas conversaciones de la FED en donde se discute la posibilidad de hacer pagar una cuota a los fondos de bonos para deshacer sus posiciones y así intentar compensar la más que segura subida de tipos si se da este caso. El problema es que habría que desarrollar legislación nueva, incluso para la SEC, algo que no todos están de acuerdo.
 
En resumidas cuentas, no se hace otra cosa que estar pendientes de cómo evitar un evento dañino para la economía en forma de salida de posiciones en deuda de manera tan precipitada que no pueda ser absorbida.