El bund repentinamente ha vuelto a las andadas, y baja con mucha fuerza casi 150 puntos. Los operadores comentan que se está viendo un cierre masivo de largos desde ayer, con motivo de lo que pueda pasar mañana con el Banco de Inglaterra y los tipos de interés, y el dato de empleo del viernes, que si sale muy bueno podría hacer daño a los bonos americanos. Y esto incrementado por el hecho de que muchos están cerrando para irse de vacaciones.

Por si le faltaba algo, el explosivo dato de ISM de servicios en EEUU al mejor nivel en 10 años, con lo que sube considerablemente el peligro de alza de tipos, ha causado ventas a los bonos americanos que se han contagiado enseguida al bund.