El mercado de deuda está muy revuelto en Europa, aunque haya una imagen de cierta estabilidad, pero es que dependemos de muchísimos factores.
 
El primero de todo es la repercusión que tiene en Estados Unidos la subida de tipos de interés, que a su vez depende de los datos macroeconómicos, y teniendo esta semana el dato de creación de empleo del mes de mayo, pues todo mundo está con la respiración contenida, lo que favorece que no podamos superar ni perder niveles importantes en el futuro del bono alemán a 10 años con nocturno como por ejemplo la zona de máximos de abril o los mínimos del 163 en donde se intentaría colocar de forma bajista las medias de 50 y 100 sesiones.
 
Por otro lado, hoy empieza el BCE una nueva fase de su programa de compras, así que todo el mundo está esperando los primeros resultados o lo que se pueda observar en el mercado secundario con sus intervenciones.
 
No hay que olvidar que comenzamos la recta final hacia el referéndum de permanencia la Unión Europea por parte de Reino Unido y también las elecciones en España, lo que podría tener repercusiones negativas para los mercados y si hubiese una coincidencia de peores opciones, lo que por un lado generaría un sentimiento de alarma pero al mismo tiempo potenciaría los activos alemanes como refugio.

bund