En este momento estamos en un momento delicado en la rentabilidad de la deuda alemana a 10 años, ya que como se podrá observar el gráfico adjunto, hemos ido de la zona de mínimos anuales a la zona de máximos de marzo, por lo que nos hemos metido en una lateralidad en donde la parte alta con el paso del tiempo se vaya acercando la directriz bajista que viene desde los máximos de junio del año pasado, por lo que tenemos todavía vivo el peligro de un doble suelo que podría tener muchísima más proyección si esa directriz bajista se acabase rompiendo, así que hay que seguir con muchísima atención la evolución del precio del crudo. Vean el gráfico de Bloomberg:

 
bund10y