Tras siete meses, el Brent vuelve a pisar otra vez por encima de los 50 $, así que mete más presión al factor inflación incluso en la zona euro. La inflación es el principal enemigo de los precios de la renta fija porque la rentabilidad debe aumentar para poder compensar un menor poder adquisitivo de las rentas que genera este activo.
 
Como se puede observar, estamos muy quietos por debajo de la zona de resistencia que va desde los mínimos de marzo del contrato de marzo y los máximos del contrato de junio que se alcanzaron el mes pasado. De momento la media de 50 está evitando perder la media de 100 y se mantiene la estructura alcista, pero debemos seguir muy atentos a los acontecimientos, sobre todo cuando nos vayamos acercando a la votación del referéndum de Reino Unido y además la reunión de la Reserva Federal.

 
bund