Como se puede observar, el soporte de los 164 ha aguantado perfectamente y hemos tenido un tirón alcista que nos ha llevado a atacar la zona de máximos del mes en donde dejamos una muestra de interés vendedor. Hace dos sesiones volvimos a dejar la misma figura con un nuevo repunte de volatilidad, pero es que en realidad la deuda segura está atrapada en un fuego cruzado.
 
Por un lado tiene la presión constante del programa cuantitativo del Banco Central Europeo y además las perspectivas de que se vuelvan a tomar medidas en la próxima reunión por descensos de la inflación. Esta bajad inflación es un aliado para que las rentabilidades se mantengan bajas, y además también está apoyada por esa visión de ver al oro estar despertando que vuelve a poner sobre la mesa la búsqueda de activos refugio ante las numerosas alertas de frenazo económico que viene para 2016.
 
Pero el otro lado lo tenemos en los activos de riesgo, que se puede ver perfectamente reflejado en lo que comentamos hace poco de los canales bajistas tanto del precio del crudo como del Eurostoxx 50, que están haciendo que despierten las materias primas y que también los activos de riesgo tengan cierta demanda.
Como podemos ver, tenemos un fuego cruzado y deben ser los gráficos los que tengan la última palabra.
 


 
bund