Como se puede ver, el máximo de rentabilidad alcanzado en la crisis de Grecia es el 1% y nos cuesta crear un segundo ataque, aunque la crisis de Grecia no parece que tenga final y todos los días nos vamos a encontrar alguna sorpresa. Hoy vota Alemania la apertura de negociaciones con Grecia pero seguro que no faltan discusiones acerca de la sostenibilidad del país y también de si merece la pena seguir inviertiendo dinero cuando han fallado dos pagos al FMI:
 
 
bund