Los descensos en el crudo rebajan la presión sobre la inflación, lo que es favorable para los activos de deuda. Si a esto le añadimos el factor refugio por las bajadas en la bolsa, tenemos caldo de cultivo para ver subidas en la deuda. Evidentemente, está el aumentado QE detrás.

Por todo lo anterior debemos vigilar el máximo del vencimiento actual como frontal, por si rompe al alza y va a buscar cerrar el gap con el de marzo:

 
bund