En este gráfico se aprecia claramente como se han complicado las cosas para el bono portugués