Los bonos portugueses están tensos con subida de 11 puntos básicos hasta 3,75% en rentabilidades.