Gráfico de Bloomberg, para ver la mala reacción de la bolsa a la entrada de Syriza en el poder