Si se fijan en el gráfico adjunto a semanas, verán que este año estamos topando con la resistencia que forma la directriz bajista que viene desde los máximos de 2013, dos picos marcados perfectamente por la entrada en sobrecompra del RSI.

Precisamente, este indicador es lo que debemos estar vigilando, porque tiene una clara directriz alcista desde los mínimos de 2015, y si miramos el acumulación distribución que está marcando una clara divergencia bajista con el precio, si el RSI pierde su tendencia, ganará potencia la resistencia. Si ahora se fijan en el gráfico del precio, verán que la media de 50 ya se colocó por encima de la de 200 a finales de 2014, una situación similar a la que tenemos ahora mismo. Si el acumulación distribución no corrige la dirección y el RSI pierde tendencia, mucho cuidado porque el cruce de ambas medias podría ser falso.