-BNP ha presentado unos resultados de beneficios de 1440 millones de euros en el último trimestre del año pasado, subiendo fuertemente desde los 665 del año anterior. Es una cifra bonita, pero ha tenido que absorber una devaluación de sus negocios en Polonia y costes de reestructuración de 127 millones de euros.

Las ventas suben el 2% hasta los 10.660 millones de euros.

Con respecto a las previsiones, esperan que el beneficio neto en los próximos tres años crezca a un ritmo del 6,5% anual bajo el paraguas de una nueva estrategia que quiere tener controlados los costes y además aumentar la actividad de la banca de inversión y los servicios financieros en el plano internacional.

Algo que debería gustar a los inversores es el plan de subir el dividendo cerca del 9% de media en los próximos años hasta 2020 junto con un ROE que busca alcanzar el 10% en 2020 desde el 9,4% del año pasado.

Todo esto es muy bonito, pero lo que no está gustando nada a los inversores es que las cifras queden peores de lo esperado, así que está teniendo problemas nada más comenzar la sesión con unos descensos superiores al -3%.