Todo comenzó en la zona de máximos de abril del año pasado, ya que el alejamiento desde esa zona en los 40 €, nos dejó un hombro cabeza hombro bastante importante que coincidió con la pérdida de la directriz alcista en el RSI desde los mínimos de octubre de 2014. En ese momento empezaron todos los problemas ya que no tardaron muchos trimestres en aparecer un canal bajista que ha sido seguido a pies juntillas desde ese momento.
 
Cada vez que hemos entrado en la sobreventa, el valor ha tenido un rebote y a comienzos de este año lo ha tenido un poco más difícil porque el mercado se ha comportado muy mal y hemos estado rondando la sobreventa durante varias semanas, aunque hasta que no atacamos otra vez la zona baja de ese canal no aparecieron fuertes movimientos que nos dejaron sombras inferiores que pudieron ponernos en alerta del respeto de ese soporte.
 
El rebote nos ha llevado a casi tocar la zona alta pero ha ganado la resistencia anterior de los mínimos de octubre del año pasado, como se puede observar el gráfico..
 
Es muy importante la rotura al alza de dicho canal sin que la propia empresa adultere la cotización a base de las triquiñuelas propias de la bolsa como son recompra de acciones propias o incrementos de dividendo, ya que es un indicador bastante importante de la espera de beneficios que pueda venir de la mayor negociación de la bolsa española, algo que está directamente relacionado con la estabilidad política y económica del país.

bme