El BCE al final de su reunión de urgencia de esta mañana, ha decidido mantener la ayuda ELA. Ojo que han decidido mantener no aumentar como hacían casi a diario, y según varias fuentes la salida de dinero de cajeros automáticos durante el fin de semana ronda los 1.000 millones de euros, imaginen mañana, si es que abren los bancos griegos.

Con esto el BCE opta por una solución salomónica, por un lado no desencadena el desastre, pero por otro lado no se compromete.

Además han dejado claro que pueden revisar esta decisión en cualquier momento y que vigilan la situación de forma constante. Por otro lado aseguran que están dispuestos a usar todo lo que este dentro de su mandato para controlar las estabilidad de la zona euro.

Por otro lado Varoufakis, ha dicho que esta noche se reunirá con el BCE y con el Banco de Grecia para decidir si mañana se abren los bancos o no. Francamente parece que sería más probable que no abrieran, con lo que tendríamos un corralito de facto.

Hay mucha confusión, como de costumbre, con lo que quiere hacer el gobierno griego, con los posibles controles de capital. Ha corrido el rumor de que su gobernador había amenazado con presentar al gobierno su dimisión si no se imponían controles de capitales, ahora lo han desmentido oficialmente, pero cualquiera sabe.

Por otra parte hay rumores no confirmados, de que el BCE estaría además aumentando el descuento de los colaterales de los bancos griegos, lo que de alguna manera sería recortar esta ayuda. Insisto que todo esto está sin confirmar.

También corren rumores de que el BCE habría aconsejado cerrar los bancos griegos mañana, pero a estas horas no lo tenemos confirmado.