Jarro de agua fría para la economía portuguesa. El PIB del primer trimestre ha bajado un 0,7% cuando se esperaba un crecimiento del 0,15%. Y todo ello debido a las famosas exportaciones que han bajado. Aquí deberíamos dejarnos de tanto euforia electoralista y ser más realistas.