El banco británico ha presentado resultados hoy que no han decepcionado nada de nada, ya que todo el mundo sabe que está metido en muchos líos legales y las multas y provisiones son astronómicas.

Sin embargo, si quitamos todos esos problemas, tenemos un beneficio antes de impuestos ajustados que sube hasta los 1.850 millones de libras, mejor de lo esperado y superior al del mismo periodo del año pasado, lo que supone unas cifras no vistas en muchos años.

Volviendo a los líos legales, tenemos que hay una nueva carga de 800 millones de libras para poder cubrir los nuevos problemas que se le pueden achacar en operaciones en divisas. En total, la provisión para problemas legales supera los 2000 millones de libras, bastante más de lo esperado. Esto no queda aquí, ya que hay 150 millones de libras más, para devolver a los clientes que contrataron de manera errónea protección para sus préstamos. Y para rematar 118 millones de pérdida en la venta de la venta minorista en nuestro país.

Sumado todo, hay un beneficio neto trimestral de 465 millones de libras, cuando el mismo periodo del año pasado fueron 965 millones.