Este valor tiene un sabor agridulce en el día de hoy. Ha tenido un pico momentáneo en donde estaba ganando cerca del 10%, pero no deja de estar entre la espada y la pared.
 
Es el valor más beneficiado por el resultado de las elecciones del día de ayer en nuestro país, ya que el resultado arroja que el Partido Popular incrementa su victoria y todo el bloque de izquierdas tocó techo en las elecciones pasadas, por lo que se aleja bastante la posibilidad de un gobierno que quiera utilizar esta entidad como banco público, así que cierta inversión ha entrado en tromba otra vez por eliminarse esa capa de incertidumbre.
 
Hasta ahí, el factor positivo. El factor negativo es lo que sigue perjudicando a todo el sector bancario y no es otra cosa que las consecuencias de medio plazo del referéndum en Reino Unido. Por lo tanto, tenemos cierto alivio en el corto plazo, pero en el fondo seguimos con el grandísimo problema y caos político que tiene Reino Unido, donde muchas entidades españolas tienen fuertes intereses en el país.
 
Si se fijan en el gráfico adjunto a semanas, pueden ver cómo hace dos semanas tuvimos un intento de estabilización en la zona de los mínimos del año con una figura en forma de karakasa y repunte de volumen, pero cierto es, que a la semana siguiente, como teníamos al referéndum en Reino Unido, nos quedamos revoloteando por la zona, y fue con el resultado el viernes cuando nos desplomamos.
 
La mejora de hoy lo que ha dejado muy claro es que la zona de los mínimos del primer trimestre del año es la resistencia en este momento, por lo que tenemos dos niveles claros de importancia: la resistencia y la zona de mínimos de este año en sobreventa que no debe ser perdido en ningún caso.

bankia