Según el Banco de Japón, la recuperación de las exportaciones del país está siendo afectada por la debilidad de las economías asiáticas y eso está retrasando la recuperación más de lo que les gustaría a ellos.

Recordemos que las perspectivas de un yen más fuerte obligó a no pocos fabricantes de vehículos a exportar sus fábricas para de esa manera no verse afectados por el empeoramiento de la divisa. Con respecto a esto, el Banco de Japón dice que esa exportación de fábricas ha disminuido gracias a que la excesiva fortaleza del yen ha sido corregida.
 
Sigue luchando contra la deflación y buscando ese objetivo de inflación al 2%, que reconocen estar a medio camino. Con respecto al aumento de los precios de la gasolina creen que no debería tener mucho impacto global en los precios. Para poder alcanzar su objetivo de inflación, siguen confiando en el QQE.
 
Precisamente, con respecto al QQE, creen que si lo mantienen tendrán el arma que se va a aliar con la posible subida de tipos de la Reserva Federal para garantizar una mayor debilidad del yen.
 
Recordemos la situación técnica del par en cuestión y el miedo que se tiene a que rompa los mínimos anuales.

yen
 
Con respecto a los mercados financieros, no creen que la ausencia de volatilidad sea un peligro serio y, también, lo ven un problema serio que los tipos a corto plazo a será negativo, como le está pasando muchos otros países. No obstante, no esperan que los tipos negativos se alarguen en el tiempo, pero para seguir vigilando con atención la situación.
 
Yendo ya al aspecto técnico, recordemos el gráfico de arriba. La situación peligrosa es la pérdida de los mínimos anuales, pero ellos tienen razón, si Estados Unidos empieza un ciclo de subida de tipos, hay que estar pendientes de una posible rotura lanza de la directriz bajista desde los máximos de este año.