Otro que ha tirado de reducir el valor de las acciones de los accionistas para poder realizar movimientos corporativos y ha llegado en un momento pues no demasiado bueno porque precisamente ése es el miedo que hay sobre sector bancario español amén de todos los líos que pueden aparecer.

Si miran el gráfico adjunto verán que la noticia de la ampliación vino en un momento bastante malo, ya que nos pilló la zona de máximos de diciembre y además con una divergencia bajista en el RSI que marcaba un doble techo bastante importante.

En este momento estamos ya acercándonos a la zona de mínimos de este mes en los 2,2 euros acompañados por la pérdida de la directriz alcista del acumulación distribución, por lo que el descenso de las ventas que tiene todas las papeletas de ser bastante malo en el fondo.

Además, el RSI pierde también la tendencia alcista de sus mínimos recientes y va buscando la sobreventa, sabiendo que cuando apareció en octubre, se inició una estabilización del valor.
sab