La agencia internacional de la energía recorta la previsión de crecimiento de la demanda de crudo para todo el planeta en 2016 a 1,16 millones de barriles por día.
 
Dice que el retorno de Irán al mercado es más contenido de lo esperado y que la producción de marzo fue 400.000 barriles superior que al comienzo del año.
 
Considera que en 2016 la producción de los países fuera de la OPEP caerá en 710.000 barriles por día, lo mismo que la previsión del mes anterior.
 
Con respecto a posible acuerdo sobre la congelación de la producción de este fin de semana, dice que tendría un impacto limitado en los suministros físicos de crudo.