La semana sigue siendo extraordinariamente apasionante y de las que escribirá páginas en la historia económica del mundo occidental porque ayer al final en Grecia no pago al Fondo Monetario Internacional y se convierte en el primer país que lo hace.

Los mercados siguen sin perforar los mínimos creados el lunes pasado, al igual que ayer, porque siguen manteniendo la esperanza de que aparezca un acuerdo ya no en tiempo de descuento, porque en realidad no hay, sino en tiempo que casi puede calificarse como de milagro.
La fecha final era la media noche de ayer pero ya se empieza a hablar del 20 de este mes que es la fecha final para poder pagar el tramo que debe Grecia al Banco Central Europeo.

Los operadores están bailando perfectamente la música que toca la situación con Grecia pues la fortísima bajada que tuvimos el lunes nos alejó de la parte alta del canal bajista que vemos prácticamente en todas partes, pero los soportes aguantan anclados en la esperanza de que al final se vea un acuerdo.

El tremendo tirón alcista que hemos tenido que ha durado prácticamente una hora en los futuros sobre índices más importantes, se debe a una información que apareció en el Financial Times diciendo, primero, que Tsipras aceptaba las condiciones de los acreedores. El mercado se disparó al alza. Después apareció una matización diciendo que había algunas peticiones, el mercado se paró en seco. Y al final apareció la noticia diciendo que había serias condiciones a dicha aceptación y posteriormente aparecieron comentarios diciendo que había puntos que eran difíciles de tragar por los acreedores, por lo que el mercado se ha empezado alejar otra vez de la zona de máximos con cierta potencia.

El cruce de comentarios prácticamente no existe, porque Grecia no esté diciendo nada, y todo está viniendo del lado de los acreedores, con especial sustancia de Alemania, en donde su ministro de finanzas está siendo muy estricto y básicamente dice que las reglas están para cumplirlas y que hay ceñirse a ellas y a los compromisos adquiridos, ya que si Grecia hubiese hecho lo mismo, el país estaría en esta situación distinta. También dice claramente que no entiende por qué está haciendo pasar a los ciudadanos el gobierno griego la situación actual. Y deja meridianamente claro que el pago no realizado al Fondo Monetario Iviola las reglas y si hay que hacer un nuevo acuerdo se basará sobre la situación actual que requiere medidas completamente distintas y, por supuesto, condiciones completamente distintas a los anteriores programas.

Otros países como Francia dicen que su objetivo es alcanzar un acuerdo antes del referéndum, pero que es prácticamente imposible llegar a ningún acuerdo con Grecia. Lo único que se ha dicho desde el país es que el referéndum se llevará a cabo y que se seguirá negociando después del mismo, cuando los acreedores ya han dicho que no ven sentido a negociar nada con ese referéndum amenazando. Italia lo ha dicho bastante claro, ya que considera que el referéndum simplemente es político, lleno de riesgos y que sólo se basa en si se quiere volver a meter el Dracma en el país o no.

Aunque nos estamos alejando de máximos por no ver una alegría completamente unánime por esas puntualizaciones que se están haciendo sobre la carta de Grecia a los acreedores, todos los súper sectores están en positivo con el súper sector de automoción y recambios como el mejor del día con una mejora de 3,05% al ver que las matriculaciones en junio han sido muy buenas, especialmente para las marcas alemanas.

Además, las tecnológicas también mejoran 2,35% seguido de los bancos con 2,1 porciento, apoyados en este optimismo que existe pero que empezó en el mercado secundario de deuda con una estructura favorable para el riesgo al tener subida de tipos en centro Europa y bajada en la periferia.

Algo que también ha ayudado a mejorar un poco el sentimiento es la gran cantidad de datos de PMI de manufacturas finales de junio en donde toda la zona euro importante está en expansión salvo Grecia.

Los peores de la sesión son los recursos básicos que suben 0,8%, las utilities con 0,82% y las petroleras 1,15%.

Las materias primas han conseguido tener parte de apoyo desde el mercado de divisas porque puntualmente el euro pasó a positivo contra el dólar, pero al verse las reticencias de Alemania con la carta de Grecia, el euro dólar vuelve a perder -0,32%.