- ARM ya saben que es la que diseña los microchips que utiliza Apple, entre otras compañías, pero es muy susceptible a lo que pueda pasar a la americana. Esto quiere decir que cualquier previsión buena o mala de ventas para Apple, suele repercutir directamente en la cotización de la británica.
 
Pues bien, hoy ha presentado unos beneficios por acción de 8,2p, lo que supone un incremento del 15% con respecto al año pasado. El beneficio ajustado antes de impuestos es de 137,5 millones de libras desde los 120,5 del año pasado.
 
Las ventas aumentan un 14% hasta alcanzar los 398 millones de dólares.
 
Considerar que, dadas las condiciones actuales de la industria del semiconductor, las ventas para todo el año del grupo en dólares estarán con lo que esperaba el mercado pero la incertidumbre macroeconómica se mantiene y eso podría afectar al gasto tanto empresarial como del consumidor en 2016, lo que llevará sin duda a tener un efecto en la venta de semiconductores.

Lo anterior es cómo lo hizo en el Q1, pero recuerden los daños a Apple tras las informaciones acerca de la bajada de producción de sus proveedores, así que hay que estar atentos al Q2.