Vean en el gráfico a semanas que dejó de tener interés a finales del año pasado.

En el gráfico a semanas se ve muy bien. El máximo de diciembre del año pasado tocó la resistencia de los máximos de 2015 y el RSI estaba en sobrecompra. Nos dejó una karakasa invertida con repunte de volumen y en sobrecompra. 

El acumulación distribución no superó los máximos del año pasado y empieza a perder fuelle.

El RSI marca divergencia con respecto al comportamiento del precio y las bajadas han tardado, pero la salida del valor fue a finales del año pasado.

Ahora quede ver si la media de 200 semanas aguanta como soporte pero la presión bajista es considerable.