El punto clave de las redes sociales no son tanto los ingresos por las ventas que tenga por publicidad sino el crecimiento de sus usuarios. Un incremento de los mismos peor de lo esperado siempre dispara el miedo entre los inversores porque precisamente las modas en este sector son muy volátiles y, mientras siempre se busca cuál va ser el próximo boom, siempre se tiene miedo a la estampida de usuarios desde las actuales.
Los resultados del primer trimestre han sido unas pérdidas de $-0.23, un incremento desde las pérdidas de $-0.21 del año pasado pero las ventas subieron considerablemente hasta los 250.49 millones de dólares desde los 114.34 del año anterior. Pero claro, si tomamos los términos ajustados, se quedó plano. En realidad, las pérdidas han sido menores de lo esperado porque lo que se tenía en la mente era $-0.3 y las ventas han sido superiores a lo esperado.

Pero el problema es que los usuarios activos de la red social alcanzan a finales de marzo los 255 millones, cuando se esperaban 257.

Todo lo anterior, pensado fríamente, parece ridículo para ver un desplome del 10% en el fuera de horas, pero recordemos que en las últimas sesiones las ventas en sectores de la nueva tecnología han sido el verdadero quebradero de cabeza del Nasdaq, por lo que da la sensación de que ni con los mejores resultados del mundo, una empresa de este tipo podría salvarse de una nueva oleada de ventas si se les da una excusa, y el dato de los usuarios lo es.

Como se puede observar el gráfico adjunto, un descenso del 10% nos pone por debajo de soportes importantes.

twtr