Vean el comportamiento que tuvo el viernes pasado, en donde conseguimos superar los máximos del mes pero fíjense dónde se paró el RSI, justo en la directriz alcista desde los mínimos de febrero y que toma como resistencia, por lo que tenemos una clarísima divergencia bajista que hace que no podamos quitarle el ojo de encima por si se está cocinando un doble techo.  
xlf