Oracle va a ser uno de los protagonistas de la sesión porque presentó resultados que no han gustado nada al mercado.
Oracle está en un momento muy delicado porque su nicho de negocio está cambiando y no parece que esté dando pasos en la dirección correcta. Oracle sigue viviendo en un mundo de software instalado en el ordenador del usuario y la competencia se mueve muy rápido a la nube. Recordemos los datos de Adobe Systems en donde la bajada de la venta de software fye compensada por el crecimiento de los servicios de suscripción en la nube.
 
Pues bien, los resultados sobre de beneficios de +0,8$, lo mismo que el año pasado y peor de lo esperado que eran +0,95$. Ajustados fueron +0,92$ y dañado por las divisas en Venezuela. Daño también tiene por parte de los costes te han aumentado nada menos que un +7,8%.
 
Con respecto a las ventas, subieron un +3,2%, peor de lo esperado que era +5% y lo conseguido está en el rango medio de la estimación de la propia compañía.
 
El problema está en que la venta de nuevas licencias queda plana en 3.770 millones y eso es lo que no gusta.
 
A sumar a todo lo anterior, tenemos el factor técnico. Recuerden que se estaba quedando sin espacio y que eso iba a provocar movimiento fuerte en breve, pues aquí lo tenemos. Ha llegado a caer -6% en el fuera de horas y es porque ha roto por debajo la cuña que se ve en el gráfico.