- Netflix presentó ayer tras el cierre resultados y son mucho más importantes de lo que puede parecer en un primer momento porque en realidad son un fuerte aviso a navegantes.
 
En cuanto a las cifras, los beneficios por acción fueron de 0,09 $, mucho mejores de lo esperado que eran 0,02 $ y las ventas alcanzaron los 1800 millones de dólares. Sin embargo, muchos dicen que la mejora los beneficios vienen porque hubo menos gastos, y aquí está el problema.
 
La compañía gastó menos pero es que el susto que se ha llevado el mercado es el pobre rendimiento en cuanto a usuarios.
 
La vida digital se está apoderando tanto de nosotros que cada día hay más intención de incorporarse a ella, por lo que es prácticamente imposible no ver a ninguna compañía que no tenga intenciones o deseos de aumentar los precios para de esta forma ganar más dinero. Netflix ya lo hizo y lo volvió a hacer, así que estas constantes subidas del precio de sus servicios estaban poniendo a prueba la paciencia de los usuarios y todo el mundo esperaba ver una prueba de la resistencia de los usuarios a estos incrementos de costes, y hemos tenido la prueba del límite de la paciencia.
 
Por poner otro ejemplo, algo similar se espera que pase el mundo de los coches eléctricos, ya que ahora mismo se está intentando hacer que todos los usuarios pasen a este sector diciendo que la energía eléctrica es más barata que la gasolina de forma que se ahorra mucho dinero en el desplazamiento por kilómetro, pero todo el mundo somos conscientes de que en el momento en que se masifique el coche eléctrico, los precios empezarán a subir como locos hasta que se equiparen a lo que hay ahora mismo, porque es un pastel demasiado grande como para que las empresas mantengan unos precios muy bajos.
 
Volviendo a Netflix, en el segundo trimestre tuvo un incremento de usuarios ligeramente por debajo de los 1,7 millones, cifras que son muy altas, pero son extraordinariamente bajas cuando la propia compañía pensaba que iban a crecer cerca de 2,5 millones. Si nos fijamos dentro de Estados Unidos, sólo han crecido en 160.000 personas, el número más bajo desde que la empresa está informando de estas cifras, y en el plano internacional tampoco es para tirar cohetes porque es la cifra más baja desde el segundo trimestre de 2014.
 
Lo peor de todo es que habido clientes que han cancelado su suscripción por el aumento de los precios, por lo que es sumamente importante entender que en el mundo digital y para las empresas nuevas no todo el monte es orégano, así que el consumidor está preparado y dispuesto para dejar de utilizar algunos servicios si el precio es considerado como no adecuado, así que todo el mundo debe aprender la lección que nos están mostrando estos resultados…. En donde incluimos a Telefónica.