Microsoft presentó ayer tras el cierre sus resultados de su tercer trimestre fiscal con unos beneficios de 5600 millones de dólares, lo que hacen más $0.68 por acción, más bajos que los del año pasado que fueron $0.72. Aunque es un descenso, potenciado por ingresos diferidos que mejoraron los del año anterior, son mejores de lo esperado que eran $0.63.
La empresa considera que son unos resultados sólidos si se tiene en cuenta que el ambiente no es exactamente propicio para que las empresas inviertan en tecnología, por lo que las ventas descendieron -0.4% hasta situarse en 20,400 de dólares, más o menos lo esperado.
 
Los resultados se siguen mostrando que la tendencia general en el mundo de la computación personal se mantiene, menos ventas de ordenadores personales y más ventas de teléfonos móviles de tabletas, sin embargo, el hecho de que se finalizara el apoyo a Windows XP parece que sí tuvo un efecto en renovaciones de algunos equipos.

msft