No estamos acostumbrados a que los gigantes metan la pata o las cosas no les salgan bien, una sensación parecida a cuando los constructores en España eran tomados como gurús de a saber qué… y que demostraron que no sabían de la misa la mitad cuando explotó la burbuja.

Afortunadamente en las tecnológicas no es tan así, ya que se ponen a prueba cada vez que la tecnología da un giro. La apuesta de Microsoft sobre Nokia móviles no ha salido bien y ha tenido que asumir pérdidas por 8.400 millones. Vale que buscaron exposición y hardware para “lo suyo”, pero no parece que hayan cuajado en nada y eso se notó en el anuncio de despidos de más de 7.000 personas y producir móviles a menor escala.

Microsoft presentó pérdidas de -0,4$ mucho peor de lo esperado que eran beneficios de +0,56$ y peores que los +0,55$ del año pasado. Ahora, ajustados, son +0,62$, bastante mejores de lo esperado en este punto.
Las ventas bajaron -22% nuevamente por la menor venta de PCs… y ya veremos qué tal les va con parte de los Windows 10 que será de distribución gratuita. Está claro que el panorama vuelve a cambiar, ya que los tablets también están tocados por la proliferación de móviles con pantallas grandes que suplen perfectamente las necesidades más cotidianas, así que con un “Phablet” estilo Note4 de Samsung o el iPhone6+ u otro similar, parece que la gente tiene más que suficiente, así que la empresa del sistema operativo tiene un futuro bastante dudoso en este aspecto.

Sin embargo, el punto que les va bien es la computación en la nube que está muy de moda porque se adapta bien a los menguantes bolsillos de los consumidores, reduciendo el coste inmediato y cambiando la adquisición de un software caro por una suscripción mensual que en el largo plazo es extraordinariamente más cara que comprar el software original. En total, las ventas bajan -5%.

msfft