La famosa cadena de hamburgueserías norteamericana ha presentado cifras de ventas del mes pasado y ha sido bastante decepcionantes.

En concreto, en los centros con más de un año las ventas en EEUU han caído cerca de -4% y en general -1,7%, mucho peor de lo esperado. La parte positiva ha sido que la fortaleza en Europa ha intentado paliar la debilidad que se puede apreciar tanto en Asia como en EEUU.

Los inversores parece que se están dando cuenta de que el nuevo despertar de la compañía no es de corto plazo.
mcd