Son extraordinariamente pocas las veces en donde un miembro de la Reserva Federal ha hablado de forma clara sobre las consecuencias de lo que se cuece en la Casa Blanca.
 
En este caso, ha sido el presidente de la Reserva Federal de Dallas el que ha hablado abiertamente de ello. Primero, su caso base es la de subir tres veces los tipos de interés en 2017, pero ha enfatizado que ese camino que ha dibujado la Reserva Federal, tiene en cuenta los posibles problemas que aparezcan durante todo el camino, por eso siempre enfatiza que la subida de tipos de interés debe ser gradual y también por eso evitan dar plazos concretos para esas subidas.
 
El uso de la palabra “gradual” es un arma de doble filo, ya que por un lado tiene que especificar que les permite adecuar las subidas a los acontecimientos, pero por otro lado también pueden acelerarlos para que la Reserva Federal no vaya por detrás de los acontecimientos en el caso de que todo vaya mejor de lo esperado. Con esta palabra, deja la puerta abierta a las dos cosas, retrasar la subida de tipos o acelerarla.
 
Kaplan ha dicho que uno de los principales problemas a los que se enfrenta la economía es precisamente lo que está pasando dentro de la Casa Blanca. Un comentario tan abierto, sin filtros, es sorprendente de obtener una persona de la Reserva Federal, aunque sólo está dando voz a las preocupaciones que tiene todo el mercado, que las políticas que se pongan en marcha en Washington tendrán efecto directo sobre la economía, tanto para bien como para mal.
 
En la entrevista realizada por MarketWatch también pone el acento en que la recuperación del gasto del consumidor es lo que ha sostenido la recuperación económica, algo que vimos en última lectura del producto interior bruto, pero lo más preocupante es que las empresas siguen sin invertir lo suficiente, el punto verdaderamente negativo que tiene la economía de Estados Unidos.
 
Pone el acento de la preocupación en todas aquellas acciones que deshagan la apertura de comercio de Estados Unidos, ya que llevarían puestos de trabajo a otros países y él defiende las relaciones comerciales que existen actualmente con México.