- Intel puede tomar el relevo de IBM ayer para dar quebraderos de cabeza al sector tecnológico.
 
Ayer tras el cierre presentó resultados de beneficios de 0,42 $, subiendo desde los 0,41 $ del año pasado pero por debajo de lo esperado que eran 0,48 $. Ajustados son 0,54 $.
 
Con respecto a las ventas, suben a 13.700 millones de dólares desde los 12.780 del año pasado.
 
Hay mucha preocupación en el sector por la deriva que lleva el sector, ya que siguen bajando las ventas de ordenadores tradicionales, pero su enemigo directo, las tabletas, parece que también están teniendo problemas, ya que cada vez es más común utilizar prácticamente para todo teléfonos con pantallas de un tamaño más que considerable, lo que pasa todo el poder a las aplicaciones en vez de a los programas tradicionales que suelen utilizarse dentro de un ordenador tradicional. Microsoft está intentando introducir un sistema operativo global en todas las plataformas que también acepte aplicaciones para intentar luchar contra esos ecosistemas que se han establecido ya en el mundo de los terminales portátiles por parte de Google y de Apple, pero no acaba de cuajar la idea.
 
Intel no acaba de llevar buen paso en ese sector, y ante esa desconfianza general, peor ha sentado saber que va a despedir a 12.000 personas, lo que supone el 11% de su fuerza laboral. La compañía ha dicho que sus despidos incluyen la consolidación de operaciones globales junto con despidos y bajas voluntarias con los que pretende ahorrar cerca de 750 millones este año que llegarán a los 1400 millones hasta mediados de 2017.
 
Las medidas anteriores y la situación general, hacen que se subraye todavía más la intención de la compañía de alejarse de ese foco que ha tenido tradicionalmente en los microchips para ordenadores, pero estos cambios llevan tiempo y siempre con muchos disgustos, si no que se lo pregunten a IBM. Ahora, su objetivo es centrarse en los servidores, ya que está muy de moda lo de los servicios en la nube y eso requiere otro tipo de máquinas, y además busca meter la cabeza en el Internet de las cosas, sector que le ha reportado un crecimiento de los ingresos del 22% hasta alcanzar los 651 millones de dólares.
 
Con respecto a las previsiones del segundo trimestre, están por debajo de lo esperado.