Ha ido directamente al grano, dice que apoya tres subidas de tipos de interés en 2017 si la economía aguanta, pero si la inflación despunta, podría apoyar cuatro subidas. Para la inflación, pone un escenario en donde se colocase por encima del 2% o incluso rondando el 2% que se había puesto la Reserva Federal como objetivo.
 
Considera que la economía este año va a crecer el 2,25%.

Esto va a tener consecuencias en el mercado secundario de deuda y además también en el oro, recuerden que tiene una fuerte correlación inversa con unas expectativas de subidas de tipos de interés más rápidas de lo esperado.