Terminamos la semana con los resultados de dos de los grandes del sector bancario y en donde JP Morgan nos dio otro golpe bajista en los mercados mundiales.

Hoy la historia se repite con Citigroup y se cree que va a reducir su personal dedicado a la división de mercados globales en 300 puestos de trabajo. Las áreas que tocan van desde las acciones hasta la deuda, en un constante esfuerzo para tener controlados los costes ya que el total de la fuerza laboral de esta compañía roza los 250,000 empleados.
Con el final del programa cuantitativo, todo el foco de negocio que generaba antes la negociación en el mercado de deuda ha dejado de funcionar y si en el principio de la crisis fue lo que ayudó a los bancos a generar beneficio, ahora les está lastrando, por lo que es una situación parecida a la de un fabricante de automóviles que tiene una sobrecapacidad en un mercado que no compra sus productos.

Por lo tanto, a la luz que arroja esto, todo mundo estará pendiente de ver posibles descensos de ventas en la banca de inversión.