Dice que la hipótesis de que el dólar va a seguir subiendo porque la Reserva Federal está normalizando la política económica mientras el Banco de Japón y el Banco Central Europeo no lo están haciendo, ya no tiene cabida, porque la divergencia de los bancos centrales ya se ha descontado por el mercado.