La respuesta es sencilla y además la tenemos delante de nuestras narices. Simple y llanamente, fíjense en el comportamiento del euro dólar desde que ha llegado Donald Trump a la presidencia.

Evidentemente, hay factores subyacentes como la diferencia entre bancos centrales que hace que la euro zona sea más atractiva que Estados Unidos, pero si se estira mucho de la cuerda, empiezan a aparecer momentos en donde esa diferencia es contraproducente. En este caso, el euro hace que se encarezcan las exportaciones de la zona euro pero favorece las americanas.

 

 

Tirando del hilo de lo anterior, acabamos llegando a un punto clave. En el gráfico adjunto pueden ver la comparativa del NYSE con el dólar index. Pueden ver que la fuerza comparada entre ambos, el indicador que está justo debajo, ha marcado muy bien los momentos en donde la debilidad del dólar ha sido favorecedor de los activos de riesgo. Ahora mismo el dólar index está perdiendo la directriz alcista desde los mínimos de 2016 y eso ha resultado en un nuevo pulso e impulso alcista para los activos de riesgo, que están siendo favorecidos por este factor desde comienzos de año, exactamente lo mismo que hemos visto en el eurodólar.