Una compañía con un grado de seguridad tan alto, cada vez que emite deuda en una cierta cantidad, se convierte en competidora directa de la deuda pública norteamericana y ayer todo el mercado de bonos se quedó parado hasta tener los datos de su nueva emisión.
Muy pocas veces Apple ha tocado el mercado de deuda para hacer algo, pero es que en esta segunda ocasión, es para poder financiar recompra sobre acciones, subida de dividendo del 8% y así poder dar algo más de dinero a los accionistas, un juego bursátil que nunca ha estado en la mente de Steve Jobs. El año pasado ya hizo algo similar por 17,000 millones de dólares.

La deuda emitida asciende a 12,000 millones de dólares con siete instrumentos diferentes con tipo fijo y tipo flotante y un vencimiento que van desde los tres a los 30 años.

Muchos se han preguntado por qué tiene que emitir deuda una de las compañías que más dinero tiene en efectivo, pero es que el problema es que ese dinero está en el extranjero y en el momento en que se le ocurra traerlo a Estados Unidos, tiene que pagar impuestos y eso reduce mucho la utilidad del mismo.