No es la primera vez que el mercado ha estado más atento de lo normal a Apple, ya que en numerosas ocasiones hemos tenido alguna que otra noticia de descensos de previsiones en algunos de sus proveedores, lo que inmediatamente se extienden a una reducción de las previsiones de ventas de sus productos.
 
Hay que pensar que Apple tuvo un punto de inflexión con el fallecimiento de Steve Jobs, ya que durante su mandato la compañía no hacía ningún caso a su comportamiento en bolsa, por lo que el valor de su acción crecía y crecía basándose de forma exclusiva en el valor de la empresa. Sin embargo, con su fallecimiento, el nuevo CEO empezó a jugar en bolsa, lo que alteró comportamiento de la misma porque ya aparecieron pagos a los accionistas, lo que ha hecho que su valor en bolsa tenga los movimientos propios de cualquier otra compañía.
 
Hace tiempo que los propios responsables de la compañía empezaron a considerar a Apple una empresa que estaba pasando de tener como principal medio de vida la venta de productos informáticos a otra de servicios en Internet, que al mismo tiempo vendía el terminal para poder acceder a esos servicios, fundamentalmente el iPhone. Aunque las ventas de sus dispositivos sean millonarias, todo el mercado está muy pendiente de ver si la magia de Apple se acaba en algún momento, así que de forma muy nerviosa se reacciona a cualquier dato que ofrezcan los proveedores de la misma para ver si el mercado se empieza a cansar de sus productos, ya que hay un ritmo muy alto de actualizaciones de los mismos y siempre se tiene miedo a que los usuarios no puedan dar abasto y eso se resienta en los beneficios y en los regalos a los accionistas.
 
Pues bien, la semana pasada en Japón aparecieron informaciones acerca de que Apple volvería reducir la producción de sus iPhone porque las ventas empiezan a fallar, o por lo menos no dando las cifras a las que estamos acostumbrados. Estas informaciones parecen venir de los proveedores y es que las ventas de sus últimos móviles, el iPhone 6S y 6S plus, no parecen ser del todo satisfactorias, así que parece que quieren reducir la producción para poder tener bajo control los inventarios. Las cifras son las que más llaman la atención, ya que la producción en el período de enero a marzo sería un 30% más baja que la del mismo período del año anterior, algo que sería una de las claves por las que han presentado un nuevo móvil más barato y más pequeño, intentando atraer a los usuarios del sector medio. Evidentemente, las noticias se llevaron por delante a todo el sector, desde semiconductores, los creadores de las pantallas, a memorias, etcétera.
 
El movimiento fue relevante, ya que el viernes pasado tuvimos un descenso de -2,01% y pone en entredicho el intento de superación de la media de 200 sesiones que ha tenido lugar durante todo el mes de abril, así que debemos estar muy atentos por si se está intentando hacer una especie de doble techo en los máximos de este año.
 
aaple